Nosotros te enviamos los animales en los que estés interesado.Empaquetamos con el máximo cuidado a los animales, estando así preparados para viajar en las mejores condiciones y llegar a su destino sin problemas.

El animal vivo va empaquetado en cajas isotermas para conservar o proteger al animal de las inclemencias del tiempo. En caso de ser necesario, añadimos una bolsa de calor o de frío al empaquetado para preservar la temperatura durante todo el viaje.

Los empaquetamos de tal modo que pueden estar hasta 24 horas con seguridad en el transporte, pero los enviamos por mensajería urgente con servicio de entrega antes de las 14:00 para que el animal se estrese lo menos posible.


1. MÉTODO DE ACLIMATACIÓN CORALES

1. Pon a flotar la bolsa sin abrir en el acuario durante 15 minutos. En estos 15 minutos conseguimos equilibrar la temperatura del agua de la bolsa con la de nuestro acuario de forma progresiva, dejando así que los animales se acostumbren a la nueva temperatura.

2. Después de estos 15 minutos, corta la bolsa por la parte superior y vaciar todo el contenido en un cubo (recipiente) pequeño donde los corales se quedan siempre por debajo del agua.

3. Añade 1 vaso de agua del acuario al recipiente.

4. Utiliza ahora un tratamiento profilactico antes de introducir corales nuevos al acuario. Esto es para el tratamiento de corales que tienen o puede tener parásitos u otros infecciones bacteriales. Esto siempre recomendamos aunque nosotros hacemos todo lo posible para que no pasa en nuestros instalaciones. Recomendamos por ejemplo el producto Coral RX Pro. Sigue las instrucciones del producto para su dosificación.

5. Ahora ya es el momento de echar a los corales al acuario. Desecha el agua del recipiente y con su mano deposítelos con cuidado en el acuario. ¡Disfruta de sus nuevos corales!


2. MÉTODO DE ACLIMATACIÓN POR GOTEO (invertebrados y peces)

Recomendamos este método para los peces e invertebrados. Este es el método de aclimatación que nosotros practicamos en la tienda cuando recibimos los animales.

Para realizar este método necesitas un cubo limpio y un tubo. Si se van a aclimatar peces e invertebrados es recomendable hacerlo en cubos separados, para que no se estresan entre ellos.

1. Pon a flotar la bolsa sin abrir en el acuario durante 15 minutos. En estos 15 minutos conseguimos equilibrar la temperatura del agua de la bolsa con la de nuestro acuario de forma progresiva, dejando así que los animales se acostumbren a la nueva temperatura.

2. Vacía cuidadosamente el contenido de las bolsas con el agua incluida en los cubos. Cuidado de no exponer a los invertebrados sensibles al aire, los puedes dejar dentro de la bolsa abierta, esto te servirá para poder pasarlos al acuario al terminar la aclimatación. Los animales deben quedar totalmente sumergidos en agua dentro del cubo.

3. Ahora necesitas un tubo atoxico para empezar a realizar el goteo. Para regular el flujo de agua y controlar el goteo lo mejor y más fácil es utilizar una válvula de aire en el extremo que va al cubo. Otra opción es atar un nudo en forma de 8 para estrangular el paso y regular así el flujo del agua. Introduce un extremo en el acuario y aspira por el otro extremo para cebar el tubo. Cuando el agua comienza a fluir por la tubería es el momento de ajustar el goteo (apretando uno de los nudos o ajustando la válvula de control) a una velocidad de 2-4 goteos por segundo.

4. El proceso de goteo debe durar una hora aproximadamente para peces, para invertebrados o peces mas delicados se debe durar el proceso dos horas. Si el cubo se ha llenado, simplemente desecha el agua sobrante y sigue con el proceso hasta completar la hora. Reiteramos que hay que tener paciencia con el proceso de aclimatación, no tengas prisa, para disfrutar de su compañía durante mucho tiempo, merece la pena invertir en la aclimatación. Comprobar rápidamente la salinidad de tu acuario y la del cubo, si son distintas, sigue con el goteo hasta que se igualen.

5. Ahora ya puedes pasar los animales al acuario. Recuerda que hay invertebrados como las esponjas y gorgonias o las tridancas que no deben quedar expuestos al aire. Sácalos con cuidado del cubo de goteo con la bolsa, asegurándote de que están completamente cubiertos de agua. Sumerge la bolsa bajo el agua en el acuario y retira suavemente el animal de la bolsa. A continuación, cierra la bolsa bajo el agua girando la abertura y retírala del acuario. Deseche la bolsa con el agua incluida. Se escapará una pequeña cantidad de agua diluida al acuario, no pasa nada es normal.


GARANTÍAS DE ANIMALES VIVOS

Debida a la complejidad de la aclimatación y del mantenimiento de las especies marinas, especialmente invertebrados debemos poner unas normas a su reclamación.

Nosotros asumimos la parte más complicada y arriesgada que es el transporte, pero el cliente debe asumir la parte correspondiente a la adaptación de los animales a su sistema. Las condiciones ideales de mantenimiento por ejemplo para los corales, dependen de más de una docena de parámetros. Por otro lado, la calidad de productos como la Sal, otros aditivos o errores en los análisis, también determinaran en gran medida la supervivencia de estos animales. Todo esto nos obliga a no aceptar reclamaciones de animales instalados en los acuarios.

Por ello para admitir cualquier solicitud de abono de especies marinas, es imprescindible el envío de una fotografía bien definida del animal dentro de la bolsa cerrada. De esta forma recopilamos también información con el fin de poder ayudarles y evitar problemas en una futura expedición.